Serca es un centro Especializado en Formación de Posgrado

Aprende de la mano de los mejores profesionales.
Ciencias de la Salud, Ciencias de la Educación y Ciencias Sociales.

¿Qué estás buscando?

Titulaciones certificadas y validadas por prestigiosas Universidades

Titulaciones más demandadas

Nuestro Modelo Pedagógico

Tenemos muchas razones por las que querrás estudiar con nosotros


Metodología
E-learning

Tutorización
Permanente

Innovador
Campus Virtual

Servicio de
Orientación

¿Quiéres conocer las opiniones de nuestros alumnos?

Teresa
Me ha encantado realizar esta formación, en todo momento existe material complementario, explicando y aportando datos actuales sobre la temática.
Fabiola García
Lo que más me ha gustado de esta formación es la aplicación de los conocimientos al ámbito real. Para mi profesión es estupendo.
Óscar
Los materiales son bastante adecuados, me ha gustado que son muy específicos y con la información estructurada y ordenada
Roser
Temario muy completo y actualizado. Ha sido una buena experiencia realizar el Máster en Instituto Serca. Lo recomiendo porque he actualizado mis conocimientos sobre atención temprana que es donde desarrollo mi labor profesional. He aprendido mucho.
Estefanía S.
Debido a mí trabajo en una guardería me decidí a realizar la formación y me ha aportado muchos conocimientos e ideales que tenía olvidados. Recomendaría este experto.
Leonor Macías
Este Máster me ha ayudado a volver a conectar con el mundo laboral pues he conseguido seguir formándome y actualizando mis conocimientos
Yolanda
Temario muy amplio y profesional, sobre todo muy interesante la parte de trastornos del lenguaje. Y muy adecuado el poder realizar prácticas en el centro que yo elija.
Anabel Roca
Para la gente como yo que queremos seguir formándonos pero tenemos otras ocupaciones está genial, porque te da esa oportunidad de poder compaginarlo. Además en trato con el centro ha sido muy bueno y no tengo queja de nada
Ludmila
El Máster me ha encantado porque con el he conseguido formarme en algo que siempre me había llamado la atención

Conócenos mejor

Somos un centro especializado en Formación de Postgrado donde el verdadero protagonista es el alumno/a.

Universidad San Jorge
Universidad Pontificia de Comillas
Universidad Europea Miguel de Cervantes
Universidad Isabel I
certificado de excelencia educativa ICEEX
Reconocimiento Internacional Apostilla de la Haya
Sociedad Española de Pedagogía
Web de interés Sanitario
Multiplica. Entidad colaboradora Multiplica
WERA

Últimas noticias

Seguramente, muchas veces, has sentido que tu autoestima está por los suelos. Esto quiere decir que, la percepción que tienes sobre ti mismo no te gusta y no terminas de aceptar tal como eres. Pero, ¿crees que te conoces tanto como para juzgarte a ti mismo? ¿Eres realista o tu bienestar emocional está ligado a factores externos que no dependen de ti? Si no sabes responder a estas preguntas, quizás es el momento de descubrir qué es el autoconocimiento, o lo que es lo mismo, la llave para conocerte a ti mismo en profundidad. Tus emociones, tus virtudes, tus defectos… La clave para aceptarte y lograr un mayor desarrollo personal.  Qué es el autoconocimiento Entonces... ¿Qué es el autoconocimiento? El autoconocimiento, tal y como indica la palabra, es el conocimiento de uno mismo. Es decir, saber cuáles son nuestras cualidades, tener paciencia con los defectos, descubrir nuestros puntos fuertes y débiles, aquellas limitaciones que podemos tener… e incluso saber entender nuestras emociones. Es un proceso de reflexión, que se usa mucho en la psicología, a través del cuál tomamos consciencia de “nuestro yo”.  Este conocimiento en profundidad sobre nosotros mismos, es muy importante para nuestro desarrollo personal y, por ende, para lograr un bienestar psicológico, ya que esta percepción va a repercutir en nuestra autoestima.  Es tan importante conocerse tanto personalmente (cómo soy, cuáles son mis responsabilidades, cuáles son mis virtudes, mis defectos…), tanto emocionalmente (cómo procesamos nuestras emociones). Esto último, es clave para nuestro bienestar mental, ya que si tenemos un buen autoconocimiento emocional, sabremos identificar nuestra emociones, cuál es su origen y, en caso de ser necesario, cómo controlarlas.  Cómo el autoconocimiento mejora tu autoestima Ahora que sabes qué es el autoconocimiento, vamos a hablar sobre autoestima. La autoestima se basa en el autoconcepto. Cómo nos vemos. Esto quiere decir que, trabajar el autoconocimiento, va a mejorar el concepto o percepción que tenemos sobre nosotros, tanto física, como psicológicamente.  La imagen que vamos formando a lo largo de nuestra vida sobre nosotros mismos normalmente es subjetiva, ya que puede o no coincidir con la realidad o con la idea que los demás tengan sobre nosotros. Son dos conceptos que están muy ligados. Mientras que la autoestima es una valoración que tenemos sobre nosotros, el autoconocimiento es más una información que obtenemos sobre nosotros mismos. Digamos que, el autoconocimiento, busca ponernos los pies en la tierra buscando un concepto realista de nuestra persona, con el objetivo de buscar la aceptación, el autorrespeto y la autoestima. 7 ventajas de trabajar el autoconocimiento A estas alturas, ya habrás deducido que el autoconocimiento puede ser la solución a todos tus males. Así un poco resumiendo, entre otras cosas, podemos decir que: Te ayuda a conectar contigo mismo.Sacarás partido a tus fortalezas y trabajarás tus debilidades.Tendrás claros tus objetivos y metas, porque ser realista no significa no luchar por lo que quieres. Activa tu pensamiento creativo al tener la mente más liberada. Aprenderás a gestionar tus emociones y mejorarás tu resiliencia.Mejorarás tus relaciones personales y profesionales.Reduce el estrés y mejora la autoestima. Sí, tiene numerosos beneficios. Pero trabajar el autoconocimiento para la mejora de tu autoestima, no es fácil y es un proceso que lleva tiempo.  Consejos para mejorar el autoconocimiento Como te acabamos de decir, el autoconocimiento requiere tiempo y mucha motivación, es decir, ganas de cambiar. Si estás decidido y quieres crecer personalmente, aquí tienes algunos consejos con los que puedes empezar a conocerte a ti mismo: Escribe un diario Apunta las cosas que has hecho durante el día o durante la semana haciendo especial hincapié en cómo te has sentido haciéndolas o qué sensaciones has experimentado. Haz una lista de cualidades y defectos Coge un papel y escribe dos columnas, una de cualidades y otra de defectos. A veces, es complicado identificar esto. Así que, en este caso, puedes pedir la ayuda de un familiar, un amigo o de tu pareja. Alguien que nos conozca de cerca. Practica Mindfulness El Mindfulness es una práctica que trabaja la atención plena, poniendo foco en el presente. En el aquí y ahora. Aceptando tal y como es, sin juzgarlo. Esto tiene que ver mucho con el autoconocimiento, ya que lo que intentamos con esto es que la conciencia se relaje y no elaboremos juicios sobre nuestras emociones.  Acude a terapia psicológica A veces necesitamos asistencia profesional para encontrarnos a nosotros mismos. Ir a terapia te dará las herramientas necesarias para descubrir qué es el autoconocimiento que te llevará a conocerte a ti mismo y además lo harás de la mano de un psicólogo o psicóloga que adaptará el proceso a tu caso particular.  Autoconocimiento: el camino hacia la cima En definitiva, no te machaques y ponte metas realistas. No debemos compararnos con los demás y tenemos que aceptar cómo somos. Sí, sabemos que es fácil decirlo, pero al final todo esfuerzo requiere su tiempo, pero tiene sus frutos. Ya sabes qué es el autoconocimiento, así que ahora mímate y regálate tiempo. Porque el tiempo que te dedicas a quererte, es tiempo que vas a dedicar a conocerte a ti mismo. Y, si quieres ayudar a los demás, formarte en bienestar emocional, hará que adquieras los conocimientos, competencias y habilidades necesarios sobre el manejo de las emociones para mejorar el estilo de vida de las personas. 
Se acerca el verano y con él la finalización del curso escolar. Cuando llega este momento, muchos padres se plantean qué hacer con sus hijos durante los meses estivales. Los campamentos infantiles son una de las opciones más elegidas porque, además de ser divertidos, representan un gran beneficio para los pequeños. Hoy, en Instituto Serca, hablamos sobre 5 beneficios de los campamentos infantiles. ¿Qué son los campamentos infantiles? Antes de contarte algunos de los beneficios que pueden tener los campamentos infantiles para los niños y niñas, ¿sabrías definir qué es un campamento? Los campamentos infantiles representan un conjunto de actividades de ocio y tiempo libre que, normalmente, tienen como objetivo el aprendizaje a través del juego y que se realizan en periodo no escolar o vacaciones. Aunque pueden realizarse en cualquier época del año, lo habitual es que sea en verano, ya que su duración suele ser de una semana, una quincena o incluso un mes. Además, los campamentos infantiles, suelen ser 24 horas, es decir, los pequeños también duermen allí. De hecho, si no se quedan a dormir, este tipo de actividad suele denominarse escuela de verano.  Existen muchos tipos de campamentos de verano o infantiles: con actividades de aventura, campus deportivos, campamentos temáticos, de idiomas, de música…  Esto es algo que los diferencia también del colegio ya que, aunque muchos de ellos tengan un objetivo pedagógico, los hace más atractivos para el niño o niña. 5 beneficios de los campamentos infantiles Es normal sentir miedo de dejar a nuestros pequeños “solos” durante tanto tiempo, y más cuando ese tiempo incluye dormir fuera de casa. No obstante, los expertos recomiendan que, hacerlo, tiene una serie de beneficios para los infantes, ya que les ayuda a desarrollar habilidades sociales y a valerse por sí mismos sin la protección de sus padres. Estos son 5 beneficios que tienen para tus hijos los campamentos infantiles: Aprenden a convivir y trabajar en equipo Los campamentos infantiles suponen un entorno ideal para que los niños y niñas se enfrenten a tareas como compartir, respetar y dialogar, o lo que es lo mismo, aprendan a convivir con un grupo grande de niños de su misma edad. Los pequeños ya no son los reyes de la casa. De hecho, es probable que existan unas normas de convivencia. Ahora comparten espacio con muchos más niños que están a “su misma altura”, y durante las 24 horas tendrán que dialogar con sus compañeros y realizar actividades en grupo, que ayudarán al menor a desarrollar habilidades de trabajo en equipo o de liderazgo, que le serán muy útiles para el futuro. Fomenta la autonomía e independencia del niño Este beneficio es uno de los que más destacamos ya que, el tiempo que pasan los niños en el campamento, les ayuda a ser más autónomos, ya que deberán ocuparse de doblar su ropa, tener su habitación ordenada, preparar la mochila o lavarse los dientes entre otras cosas. Tareas que, en la mayoría de los casos, en casa realizan con la ayuda de los padres. Muchas veces, tendrán que tomar decisiones por sí solos. Trabajarán la puntualidad, la organización y el autocuidado, lo que los volverá más responsables. Además, esto les ayudará a establecer rutinas y horarios, y adquirirán hábitos saludables.  Desarrollo de habilidades específicas Muchos campamentos infantiles están enfocados al desarrollo de habilidades específicas. ¿Qué quiere decir esto? Pues que hay campamentos deportivos, campamentos de inglés, de música, robótica… Mientras que en el colegio, los niños trabajan varias asignaturas, aquí el aprendizaje está enfocado a una sola.  Además, en este entorno, el aprendizaje es más práctico. Se realizan talleres y juegos que  invitan a una participación constante por parte de los pequeños. Por ejemplo, en los campamentos de inmersión lingüística, los niños trabajan de forma intensiva una segunda lengua, enfrentándose a ella diariamente, lo que hace que pierdan el miedo a hablarla y aprenda mucho más rápido el idioma. Mejoran sus habilidades sociales Este es uno de los beneficios más claros. En los campamentos infantiles, los niños harán nuevos amigos con los que convivirán durante todo el periodo que dure el campamento. Esto hace que las habilidades sociales se pongan en práctica continuamente, ya que, además, los monitores se encargan de propiciar relaciones sanas entre los niños mediante juegos y actividades, lo que es un punto a favor para aquellos niños que son tímidos o introvertidos. Muchas veces, incluso, tendrán que aprender a gestionar posibles conflictos que puedan surgir, lo que hará poner en práctica sus dotes comunicativas y trabajar la inteligencia emocional.  Estimula el juego libre y la actividad física en la naturaleza Los campamentos infantiles suponen, ante todo, un espacio de diversión para el menor. Vivimos en una época digital, en la que los pequeños pasan mucho tiempo pegados a las pantallas y realizando actividades sedentarias. Normalmente, los campamentos fomentan mucho el juego libre a través de actividades físicas en un espacio natural. El ejercicio físico se camufla con la diversión, ayudando a los niños a desconectar, nunca mejor dicho, de este mundo tan digitalizado.  Campamentos infantiles: la mejor opción para el verano Como has podido comprobar, los campamentos infantiles tienen muchísimas ventajas para el desarrollo personal de los más pequeños. Además de divertirse y disfrutar de la naturaleza, mejorarán desde su autonomía, hasta sus habilidades sociales, sin dejar de lado el aprendizaje.  Desde luego, ir de campamento resulta una experiencia inolvidable y enriquecedora para los niños y niñas, y una buena opción para aquellos padres que trabajan en los meses de verano. 
El desarrollo de las habilidades emocionales, con el objetivo de gestionar nuestras emociones y comprender las de los demás, es cada vez más importante para el crecimiento personal, e incluso para nuestra salud mental.  Por eso, es muy importante trabajar la inteligencia emocional desde pequeños, tanto en el ámbito familiar, como en el escolar a través de la educación emocional. Hablamos sobre educación emocional en el aula. ¿Qué es la educación emocional? La educación emocional, basándonos en la definición de Rafael Bisquerra, es un proceso educativo, continuo y permanente, que busca desarrollar las habilidades emocionales para plantar cara a los retos del día a día, con la finalidad de mejorar nuestro bienestar personal. Algunos objetivos de la educación emocional son los siguientes: Reconocer e identificar las propias emociones y las de los demás.Aprender a regular nuestras emociones.Controlar las emociones negativas y potenciar las positivas.Conseguir una mejor actitud a la hora de enfrentar problemas.Aprender a gestionar conflictos.Mejorar la motivación y mejora del autoestima. Podemos decir que, la educación emocional es una vía para lograr competencias que son básicas para la vida y el día a día, y que nos ayudarán a lidiar con situaciones de estrés o ansiedad. La importancia de la educación emocional en el aula Como ves, la educación emocional pretende responder a unas necesidades que van más allá de los conocimientos académicos que aprendemos durante nuestra formación. Mientras que la formación está orientada más a un futuro laboral, la educación emocional podemos decir que nos prepara para la vida y el día a día en todos sus ámbitos. Es por esto, que resulta muy importante aprender sobre nuestras emociones y cómo funcionan estas en el día a día. ¿Y cómo hacemos esto? Trabajando la educación emocional en el aula. Los centros educativos son unos espacios donde más tiempo pasan niños y niñas. Por eso, es muy importante que los docentes tengan las herramientas necesarias para saber educar a los más pequeños, no sólo académicamente, sino también emocionalmente. Muchas veces, se prioriza la educación cognitiva sin tener en cuenta que las emociones nos van a acompañar durante toda la vida y que, un correcto manejo de estas, es lo que nos va a aportar felicidad en un futuro. Imaginaos…, ¿De qué sirve encontrar el mejor trabajo si luego este te va a generar estrés? O, por ejemplo, estaría bien que aprender a gestionar la ansiedad que genera en algunos alumnos enfrentarse a un examen, ¿no? ¿Y si surge algún conflicto entre estudiantes? ¿Cómo lo solucionamos? Un buen uso de las habilidades emocionales hará que nuestro desarrollo académico mejore y, con él, la calidad del aprendizaje. Estas habilidades se pueden trabajar a cualquier edad, pero resulta más óptimo adquirirlas desde la infancia, una etapa donde, la escuela, tiene un gran impacto en el desarrollo de los pequeños y pequeñas. 5 competencias que trabaja la educación emocional La educación emocional, como hemos dicho, nos ayuda a gestionar las emociones, lograr objetivos, empatizar con los demás y afrontar mejor los retos y decisiones. Podemos decir que trabaja las habilidades socioemocionales, las cuales son muy importantes durante toda nuestra vida. Algunas de estas competencias socioemocionales básicas son: Autocontrol. Utilizar estrategias positivas ante conflictos o emociones fuertes.Autoconocimiento. Saber qué me pasa y expresar esa emoción con palabras.Resiliencia. Capacidad para superar circunstancias traumáticas.Empatía. Entender y respetar las diferencias y saber ponerse en el lugar de los demás. Toma de decisiones. Capacidad de tomar decisiones responsables y asumir consecuencias. Beneficios de trabajar la educación emocional en el aula Trabajar la educación emocional en el aula, tiene una serie de beneficios para los alumnos y para su desarrollo personal. Los alumnos estarán más motivados en clase, por lo que su aprendizaje será más eficaz, aumentando su capacidad de concentración en el aula.Reduce el estrés que puede ocasionar la vida académica, y posteriormente, laboral.Los niños desarrollarán otras habilidades como la agudeza, curiosidad, percepción e intuición.Gracias al desarrollo del autoconocimiento, podrán saber cuáles son sus puntos fuertes y aceptar sus limitaciones.Los alumnos aprenderán a trabajar en equipo, gracias al desarrollo de la empatía.Sabrán identificar la mejor forma de resolver un problema, evitando los conflictos en el aula, gracias al desarrollo de las habilidades sociales.Tendrán una mayor calidad de vida, gracias a que tendrán una salud mental más estable evitando cuadros de ansiedad o depresión. Fórmate en educación emocional Como habéis visto, aprender a gestionar las emociones es esencial para afrontar mejor la vida, ya que está demostrado que las personas que han recibido educación emocional, cuentan con un mayor positivismo y autoestima. Si quieres aprender más sobre cómo aplicar educación emocional en el aula, con este Curso Docente de Instituto Serca sobre La Educación Emocional en el ámbito educativo, adquirirás las competencias y herramientas necesarias para trabajar las emociones en los procesos de enseñanza-aprendizaje.
¿Tus alumnos están desmotivados en clase? ¿Se dispersan y no atienden? ¿Se atrancan con las matemáticas? ¡Es hora de poner en marcha la gamificación! Espera, ¿no has escuchado hablar nunca de este término? No te preocupes. Hoy en el blog, hablamos sobre esta propuesta de aprendizaje que cada vez está más presente en las clases. Te contamos todo sobre la gamificación en el aula. ¿Qué es la gamificación? Antes de adentrarnos en el concepto de gamificación como una técnica de aprendizaje, debemos definir el término de gamificación. La gamificación consiste en aplicar la mecánica de los juegos en entornos no lúdicos para mejorar el aprendizaje. Sí, aprender jugando. Y no sólo se utiliza en el área educativa, sino que, últimamente, también está siendo aplicada en entornos empresariales, técnicas de marketing, salud o en tareas del día a día. En este caso, vamos a centrarnos en la aplicación gamificación en el aula, que podemos traducir como aprender en clase, a través del juego. Esta metodología educativa no es nueva, puesto que el juego como técnica de aprendizaje ya se utilizaba de antes. Ha sido la evolución de los medios digitales, la tecnología y los videojuegos lo que ha hecho que el término gamificación coja fuerza. Su objetivo es mejorar los resultados de los alumnos, captando su atención y motivándolos a progresar, utilizando dinámicas sacadas de los juegos, como por ejemplo, diferentes niveles o recompensas. Esto hace que los estudiantes se involucren más, estén más motivados (gracias a la liberación de dopamina) y, por lo tanto, se produzca una mejora del aprendizaje. Beneficios de la gamificación en el aula Aplicar gamificación en el aula y utilizar juegos educativos en clase tiene diversas ventajas: Mayor motivación. Gracias a la participación por parte de los alumnos, las clases se vuelven más dinámicas, por lo que el interés de los estudiantes aumentará y por ende, estarán más motivados e implicados en el proceso de aprendizaje. Se es más productivo cuando estás haciendo algo que te gusta.Comunicación y trabajo en equipo. Muchas de estas dinámicas se realizan en grupo, lo que hace que la clase trabaje en equipo, afianzando el compañerismo, la cooperación y la integración del alumnado. Esto hace que las habilidades de comunicación también se pongan en práctica.Mejora el rendimiento académico. Debido a su implicación a través del juego, los alumnos consolidan mejor los conocimientos. Esto se ve reflejado posteriormente en las notas.Superación y mejora del rendimiento personal. La gamificación en el aula desarrolla la competencia sana también, lo que hace que el alumno quiera superarse cada vez más a sí mismo (y a sus compañeros).Potencia la creatividad. El alumno tiene que buscar soluciones, lo que hace que se ponga en marcha su creatividad. Como ves, muchos de esos beneficios de la gamificación en el aula se relacionan con el desarrollo de las llamadas soft skills, que son muy importantes en el desarrollo personal y que luego serán muy útiles a la hora de buscar empleo. La gamificación se adapta a cada estudiante, que aprende a su propio ritmo de aprendizaje. Además, este método, también refuerza otras habilidades como la tolerancia al fracaso, ya que, como sabemos, en el juego, unas veces se gana y otras se pierde. Cómo aplicar gamificación en tus clases Si notas que tus alumnos están desmotivados, en Instituto Serca te hablamos sobre algunas dinámicas de juego que puedes poner en práctica en tu clase. Lo primero que tienes que hacer es fijar un objetivo, o una “meta” y establecer unas normas del juego. Y, a partir de ahí, utilizar mecánicas basadas en los juegos para fomentar la participación del alumnado, como por ejemplo: Recompensas. Puedes dar un beneficio o premio por cada prueba superada.Niveles. Como en los videojuegos existen diferentes niveles de dificultad, en clase también. Debes empezar por lo más fácil, a lo más difícil. Y por cada nivel superado, puedes dar una recompensa.Clasificaciones. Para utilizar la competitividad como instrumento de motivación, puedes realizar una clasificación de los alumnos según la puntuación obtenida.Desafíos. Realiza competiciones entre alumnos o grupos para determinar quién conseguirá los puntos.Puntuación. Da puntos por cada meta alcanzada, que el alumno podrá ir acumulando hasta finalizar el juego.Misiones. Pon a tus alumnos algún problema, acertijo o pregunta que tengan que resolver para conseguir la puntuación. Todo esto lo puedes hacer a través de juegos tradicionales, como por ejemplo, realizando un trivial, o bien, haciendo uso de todo la tecnología educativa que hoy día tenemos a nuestro alcance. Cada vez, existen más herramientas digitales enfocadas a la educación y que están ya muy consolidadas en las aulas, como por ejemplo Class Dojo o Kahoot. Esta última, es una de las herramientas de gamificación en el aula más conocidas, donde los alumnos utilizan diversos juegos de preguntas para su aprendizaje. También existen plataformas destinadas a asignaturas en específico, como Duolingo, muy usada para aprender idiomas. Jugar es sinónimo de aprender Ya desde muy pequeños, aunque no sea de forma consciente, aprendemos jugando. Y es que, el juego, es una herramienta innata de aprendizaje. Utilizar esto en las clases, es un arma muy potente para captar y mantener la atención de los estudiantes. Y es que, como has visto, aplicar gamificación en el aula, hace que las asignaturas sean más divertidas. A veces, los estudiantes, asocian el concepto de enseñanza a lo aburrido. Los niños del siglo XXI han crecido en un mundo digital, rodeados de pantallas, lo que hace que a veces los libros les resulten poco estimulantes. Este método de enseñanza, fomenta el uso de las nuevas tecnologías de una manera saludable y responsable, y que resulte beneficiosa para el niño o niña. El objetivo es que, herramientas como los videojuegos, sean vistas más allá que como un simple pasatiempo. Por lo tanto, el objetivo principal de la gamificación es ofrecer una nueva vía de aprendizaje que resulte motivadora para los alumnos y que, obviamente, mejore su rendimiento académico afianzando mejor los conocimientos. Si quieres saber más sobre tecnologías educativas y cómo usarlas en clase, en Instituto Serca tenemos diversos cursos con los que actualizar tu formación, como por ejemplo, este en Tecnologías de la Información y la Comunicación y didáctica educativa innovadora. Ahora... ¿Te animas a jugar en tus clases? ¿Qué herramientas de gamificación utilizas en el aula? Cuéntanos en comentarios.
La educación debe dar respuesta a las necesidades de todo el alumnado. Por eso, una de las prioridades de la educación actual, es la correcta integración de los alumnos con necesidades específicas. La inclusión escolar pretende eliminar, en la medida de lo posible, las barreras que limitan el progreso de los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo. Puede ser que, en los últimos días, hayas leído que se ha abierto el plazo para las becas NEAE 2022-2023. Pero, ¿sabes sobre qué es esta beca y a quién va dirigida? ¡Empezamos! ¿Qué son las necesidades específicas de apoyo educativo? Antes de comenzar a hablar sobre esta ayuda y a quién se dirige, tenemos que saber qué son las necesidades específicas de apoyo educativo. Este término hace referencia a aquellos alumnos y estudiantes que requieren atención especial o apoyo en el aula, debido a que presentan algún trastorno que les dificulta el aprendizaje. Si no se les da una atención y un apoyo específico a estos niños, pueden llegar a sentirse frustrados y, en consecuencia, diferentes e incomprendidos, produciéndose un aislamiento social. Para que esto no ocurra, existen becas y ayudas para estos alumnos. Hoy te hablamos de la más famosa, que es la que ofrece el Ministerio de Educación y Formación Profesional: las Becas NEAE 2022. Becas NEAE, ¿Qué son? Las becas, en general, son ayudas para asegurar que, la situación económica en la que se encuentre una familia, no sea un impedimento para la formación de ningún estudiante. El alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, es un colectivo que, tal y como indica este término, tiene la necesidad de recibir una educación especial. Es por ello que, anualmente, se convocan becas que, en mayor o menor medida, cubran los gastos que este apoyo escolar genera. Las Becas NEAE (Necesidades Específicas de Apoyo Educativo) son unas ayudas al estudio que concede el Ministerio de Educación, gestionadas por las diferentes Comunidades Autónomas y que van dirigidas a aquellos alumnos que requieren determinados apoyos y atenciones educativas, derivadas de discapacidades, trastornos graves de la conducta o trastornos de la comunicación y el lenguaje. También están incluidos aquellos alumnos con Altas Capacidades, o niños y jóvenes con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) y TEA (Trastorno del Espectro Autista). Estas becas y ayudas para alumnos con necesidades específicas, suponen una retribución económica que le servirá de ayuda para la intervención de las necesidades que tenga este, en caso de que el centro escolar no pueda atenderlas correctamente. Vamos a profundizar un poco más en el alumnado que tiene acceso a esta beca. ¿Quién puede solicitar las Becas NEAE? Como hemos dicho, las becas NEAE están dirigidas a aquellos alumnos que presenten una necesidad específica de apoyo derivada de las siguientes situaciones: Discapacidad.Trastorno grave de la Conducta.Trastorno grave de la Comunicación y el Lenguaje.Altas Capacidades. Para mayores de 6 años.TDAH.TEA. El alumnado con Trastorno del Espectro Autista que no tenga reconocida una discapacidad superior al 33% también podrá acceder a las becas NEAE, siempre que sean familia numerosa. Requisitos para solicitar las Becas NEAE Para solicitar estas becas y ayudas para alumnos con necesidad específica de apoyo educativo, se necesita acreditar mediante certificado la discapacidad o el trastorno que presenta el estudiante. Los alumnos deberán pasar una valoración psicopedagógica que acredite que se encuentran en condición de NEAE. Esta se puede realizar por tres vías: A través de un certificado que acredite la discapacidad de más del 33%Por un equipo de orientación educativa y psicopedagógica dependiente de la Comunidad Autónoma.A través del departamento de Orientación del Centro Escolar donde esté el alumno. Esta suele ser la vía de acreditación del alumnado con Altas Capacidades. Una vez que esa necesidad de apoyo esté certificada, existen otros requisitos a cumplir para solicitar las becas NEAE 2022: Edad. Tener cumplidos 2 años de edad a 31 de diciembre de 2021. Si los menores de esa edad quieren solicitarlo, se debe certificar la necesidad real de escolarización temprana.Escolarización. Esto quiere decir, que el alumno debe estar matriculado en un centro educativo. Puede ser también en la unidad de educación especial de un centro reglado o algún otro centro que acoja a alumnos que necesiten educación especial. *¡Cuidado! Los centros educativos deben estar acreditados como tal por su Comunidad Autónoma antes de que empiece el plazo para solicitar las becas para alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo. Curso. Para solicitar la ayuda, estos alumnos con necesidades educativas especiales, en la mayoría de los casos, deben estar en alguno de los siguientes niveles educativos:Educación InfantilEducación PrimariaEducación Secundaria Obligatoria (ESO)BachilleratoCiclos Formativos de grado medio y superiorEnseñanzas artísticas profesionalesFormación Profesional BásicaProgramas de formación para la transición a la vida adulta Familia numerosa. La familia deberá ser numerosa. Hay que tener en cuenta que, los niños con discapacidades o trastornos, cuentan como dos en el cómputo de familia numerosa. Requisitos económicos. Además, como en otras becas, se tendrán en cuenta los umbrales económicos relacionados con la renta y el patrimonio familiar. ¿Cuánto dinero puedo recibir si solicito las becas NEAE? Si cumples todos los requisitos que justifican la necesidad específica de apoyo educativo que hemos comentado en el apartado anterior, puedes recibir una o varias ayudas directas o subsidios (estos últimos se pueden otorgar a aquellas familias con condición de numerosa que no cumplan los requisitos económicos). TIPOCUANTÍAEnseñanza. Si el alumno estudia en centros privados no concertados.Hasta 862€Ayuda o Subsidio de Comedor Escolar. Si acreditas que comes en el centro.Hasta 574€Libros y material didáctico. Según el curso que vaya a cursar el alumno.Entre 105€ y 204€Residencia Escolar. Esta ayuda es incompatible con las de comedor y de transporte interurbano y urbano, puesto que en caso de residencia, no serían necesarios los otros servicios.Hasta 1.795€Ayuda o Subsidio de Transporte Interurbano. Si el centro está en una localidad diferente al domicilio.Hasta 617€Ayuda o Subsidio de Transporte Urbano. Si justificas que necesitas hacer uso de este por la distancia entre el domicilio y el centro y la discapacidad del alumno. Es incompatible con el transporte interurbano y el traslado de fin de semana.Hasta 308€Transporte de fin de semana. Traslado de fin de semana del centro al domicilio para aquellos alumnos internos en centros de Educación Especial.Hasta 442€Reeducación Pedagógica. Si es necesaria y no la da tu centro educativo.Hasta 913€Reeducación del Lenguaje. Si es necesaria y no la da tu centro educativo.Hasta 913€Asistencia de Programas Específicos para alumnos con Altas Capacidades. Si es necesaria y no la da tu centro educativo.Hasta 913€ Plazo de Solicitud de las Becas NEAE 2022 Esta convocatoria, el plazo de presentación de solicitudes de las Becas NEAE 2022, está comprendido del 19 de mayo al 30 de septiembre de 2022. Actualmente, el plazo está abierto. ¿Cómo presentar la solicitud de las becas NEAE? Las becas se solicitan de forma online, a través de la sede electrónica del Ministerio de Educación y Formación Profesional.  Este trámite puede ser realizado por el padre/madre o tutor del menor, por el centro educativo en el que el alumno está escolarizado, o por el centro encargado o especialista del apoyo específico que se le vaya a dar al estudiante.  Eso sí, es responsabilidad del paciente, la entrega de toda la documentación requerida para la solicitud. Justificación del gasto de la beca Como es normal, la ayuda concedida debe utilizarse para la finalidad de la misma, el apoyo educativo, por lo que tras el curso académico, se deben presentar los justificantes de pago y facturas por reeducación pedagógica, lenguaje, etc. Cuidado, porque, si estas facturas no están bien presentadas y desglosadas por meses y tipo de reeducación, los padres tendrían que devolver el dinero íntegro a la delegación de becas.  Si tienes dudas, consulta con especialistas Antes de presentar la solicitud y que algo salga mal, si tienes alguna duda, consulta con el centro escolar o con algún especialista que te asesore sobre la tramitación de estas becas. En caso de necesitarlo, además de suponer una ayuda económica relevante, estas becas dan acceso a una formación que se adapta a las necesidades reales de cada alumno, eliminando barreras educativas.  Así que, ya sabes, ¡que no se te pase el plazo de presentación de solicitudes! En Instituto Serca, te formamos para que tú seas el profesional que atienda y cubra esas necesidades educativas que presentan los más pequeños. ¡Esperamos haber resuelto algunas de tus preguntas sobre las becas NEAE en este artículo!
Muchas veces relacionamos la persuasión como algo que está más cercano al engaño y a la mentira, pero no siempre es así.  Se puede persuadir a través de un buen discurso y una buena argumentación, poniendo en práctica los tres pilares o tipos de persuasión propuestos por Aristóteles: Ethos, Pathos y Logos. Si necesitas convencer a alguien o vender un producto, te contamos más sobre este tema para que lo puedas poner en práctica. ¡Adelante! ¿Qué es la persuasión? Antes de comenzar a adentrarnos un poco más en el mundo de la Retórica aristotélica, debemos hablar sobre la persuasión. Entendemos como persuasión, un proceso de comunicación en el que una persona trata de convencer a otra, o cambiar su comportamiento, sobre algo. Muchos dicen que existe “el arte de la persuasión”, sobre todo en el mundo de la publicidad, donde las marcas necesitan convencer a los clientes para que adquieran sus productos.  A nivel social, la persuasión es considerada como algo negativo, pero al final, si lo pensamos, es simplemente una herramienta más de comunicación. Para Aristóteles, la persuasión va más allá de las palabras y de esto habla en su libro sobre Retórica. Veamos más sobre esto. La Retórica de Aristóteles ¿Has escuchado hablar de la Retórica de Aristóteles? La Retórica, es un libro escrito por el famoso filósofo, en el que habla sobre el arte de la persuasión. A diferencia de los sofistas que usaban la persuasión como arma de manipulación y control, para Aristóteles, la retórica estaba muy unida a la lógica y la dialéctica. Es decir, basa la persuasión en el conocimiento.  La Retórica de Aristóteles consta de tres libros: El primero hace una definición del término retóricaEl segundo habla sobre tres tipos o formas de persuasión.Y el tercero explica cuáles son los elementos del estilo. ¿Diferentes tipos de persuasión? Sigamos con esto. Tres tipos de persuasión: Ethos, Pathos y Logos Según Aristóteles, para que un argumento sea válido para convencer a alguien, podemos poner en práctica tres tipos de persuasión que están relacionados con la credibilidad, la emoción y la razón, o lo que es lo mismo: Ethos, Pathos y Logos. Ethos: la credibilidad El Ethos es la capacidad que tiene la persona que da un argumento para ser creíble.  Es decir, la persona tiene que tener cierta autoridad, o haberse ganado la confianza de la audiencia, para que esta quede convencida de su discurso.  Pongamos un ejemplo. Imagínate que es alguien con mala reputación, o que no te cae bien, el que te trata de convencer de algo. Ya de primeras, te sientes más reacio a confiar en la persona y, por lo tanto, en lo que dice. Por otro lado, el tono y la forma de decir el discurso que tenga el emisor, van a ser claves para cautivar al receptor. El Ethos, o la credibilidad, recae entonces en el emisor, y tienen que ver con su reputación o en la confianza con la que diga su discurso. Pathos: la emoción El Pathos trata sobre el poder de la emoción y la psicología. Es decir, la capacidad que tiene un discurso o una persona para emocionar al receptor, tocándole esa fibra sensible.  Por ejemplo, cuando alguien te cuenta una experiencia basada en hechos reales y que te conmueve. Imagina que la historia te pone el vello de punta, o te hace llorar.  La emoción, la pasión, mueve montañas, y es uno de los recursos más potentes que puede utilizar el emisor para persuadir a su audiencia. Entonces, el tercero de los tipos de persuasión, el Pathos, es aquello que llega directo al corazón, y ojo, que no todo el mundo es capaz de dominar. Logos: la razón Por último, el Logos corresponde a la razón. Para que un discurso sea sostenible, tiene que ser realista y apoyarse en evidencias sólidas.  Es decir, lo que dice el receptor debe sonar lógico. Normalmente, para que esto sea así, el receptor refuerza el discurso con datos, estudios o estadísticas.  Esto hace que el mensaje coja fuerza y sea más sólido, y que el receptor se lo crea más.  Podemos decir que, el Logos, refuerza esa credibilidad que le aporta el Ethos al emisor.  ¿Utilizar solo un tipo de persuasión? Lo ideal es que, para que un discurso sea efectivo, pongamos en práctica los tres pilares de la retórica, o tipos de persuasión, propuestos por Aristóteles. Debemos encontrar un equilibrio. Es primordial que el emisor resulte creíble (ethos), y eso lo logrará a través de un equilibrio entre la emoción (pathos) y la razón (logos). No obstante, el porcentaje de aplicación de cada uno de los tipos de persuasión variará según el mensaje o el objetivo que queramos alcanzar.  En la retórica de Aristóteles, el peso recae más en el Logos, en la lógica. Pero con el tiempo, la forma de emocionar al público y la credibilidad que tiene el receptor ha cogido mucha más fuerza. Las emociones mueven más que la razón, y esto es algo que se pone mucho en práctica en publicidad. No obstante, ya sabes, si quieres que tu discurso sea efectivo y convencer realmente a tu audiencia debes ganarte su confianza, utilizar argumentos de calidad y despertar sensaciones.